Skip to content

Nuestra historia

Historia y Estado Actual de la Urología Pediátrica en Iberoamérica.

Por Juan C Prieto.
Septiembre de 2018.​

Una Comunidad
que crece

0

diferentes países de Iberomérica con miembros activos haciendo parte de la sociedad.

0

Congresos de la Sociedad Iberoamericana de Cirugía Pediátrica

0

Años de la fundación de la Sociedad Iberoamericana de Cirugía Pediátrica

Haz click y conoce los anexos de nuestra historia

Anexo 3A: Genesis Revista SIUP y Reunion Anual Cancun 1998
Descargar

Anexo 3B: Primera edición Revista SIUP
Descargar

Anexo 3C: Primer Logo SIUP
Descargar

La Unidad de Urología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez (HNRG) fue el primer Servicio de Urología Infantil de Argentina. En 1970, la Sección de Urología no contaba con un área de internación propia, recién en 1977 se le otorgan 12 camas de internación, en la Unidad 15 de Cirugía general. En 1979, debido al empuje de su jefe, el Dr Emilio Quesada (QEPD) y, a la creciente demanda asistencial y la complejidad de la subespecialidad se le otorga a la Sección de Urología la categoría de Unidad.

En 1990 la Unidad de Urología por la iniciativa del Dr. E. Quesada se traslada al Pabellón WIAME que es remodelado para tal fin, por la Fundación Pérez Companc.

El Dr. Quesada ha sido el maestro de varios urolólogos infantiles quienes fueron y son la base de la urología infantil en Argentina:

El Dr. Podesta M., actual jefe del HNRG, pionero y líder en urología infantil en Argentina (y sus colaboradores, el Dr. Medel, el Dr. Castera y la Dra. Herrera).

El Dr. Puigdevall, JC. ingresa al Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA) en 1983 siendo uno de los lideres formadores. En 1990, comienza la Urología Pediátrica pasa a revestir importancia a cargo del Dr. Ruiz, Eduardo. (QEPD), un ser recordado por siempre por lo que dejo y por lo que se sigue trasmitiendo de el a las nuevas generaciones. En 1991 ingresa el Dr. Francisco de Badiola (después de 2 años de formación en la Universidad de Minnesotta con el Dr. Ricardo González). Da comienzo al desarrollo de dos áreas distintivas de la sección hasta la actualidad, como cirugías reconstructivas de las vías urinarias y la corrección quirúrgica de la incontinencia urinaria y cirugía fetal. En 1992 nace el servicio de Urología Pediátrica. Desde el 2004 el Dr. de Badiola pasa a hacerse cargo de la Sección Urología Pediátrica siendo actualmente el jefe Urología Pediátrica

El Dr. Perazzo, E. (QEPD) quien en 1987 ingresa como Jefe de la Unidad de Urología y Trasplante renal del Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P. Garrahan haciendo equipo de trabajo con el Dr. López, JC., actual Jefe de Servicio y de Trasplante renal (proveniente del Hospital de Clínicas – urología adultos-), formado con el Prof. Sami Arap en San Pablo (Brasil), el Dr. Duran, V. (cirujano infantil) proveniente del Sant Joan de Déu (España) y la Dra. Burek, C., también cirujana pediátrica.

La Urología en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata (Capital de la Pcia. de Buenos Aires) se remonta al año 1972 con el ingreso del Dr. Andrés Steiner. En 1982 ingresa el Dr. Alfredo Bertolotti (QEPD), perteneciente al Servicio de Cirugía, hasta que en el año 1986 ingresa a carrera médico hospitalaria como médico urólogo. En 1990 el Dr. Bertolotti realiza una pasantía de tres meses en USA en el servicio del Profesor Dr Ricardo González y queda a cago del servicio a partir de 1995. El año anterior, 1994, ingresa a Urología el Dr. Raúl Etcheverry quien se perfecciona con el Prof. Dr. Garat en la Fundación Puigvert en 1984-1985. En el año 2000 ingresa el Dr. Sebastián Gregorio Tobía González (actual Jefe de Servicio), luego realizar una pasantía en el Servicio de Urología del Hospital R Gutiérrez a cargo del Dr. Podesta.

Como formadores por fuera de Capital Federal y provincia de Buenos Aires, en la provincia de Córdoba se gesta gran parte de los formadores en urología pediátrica, como el Dr. Sentagne, Luis M. (cirujano infantil formado en Lyon en urología infantil en la década de los 80’s,vuelve al Hospital Infantil Municipal de Córdoba), el Dr. Ángel García Fernández (cirujano infantil formado en Paris, vuelve al Hospital Pediátrico de Córdoba), el Dr. Martin Palacio (cirujano infantil formado en Estrasburgo, vuelve al Hospital de niños de Córdoba).

En Mendoza, el Dr. Pascual, Luis (Cirujano Infantil formado en el HIBA y actual jefe del Hospital Notti de Mendoza) trabajando en conjunto con Dr. Vega y el Dr. Campaña Ricardo (Medico en la UNLP, Cirujano Infantil en la ciudad de Mendoza y en 1987 ingresa junto con el Dr. Pascual como los primeros fellows del HIBA. Luego se establece en la ciudad de Neuquen donde es actualmente Jefe de Servicio en el Hospital Pediátrico de Neuquen Dr. Castro Rendón).

Todos ellos son la historia de la urología en Argentina, son los formadores de las nuevas generaciones y lo que sostienen la estructura académica y asistencial en Argentina.

En Argentina existen actualmente aproximadamente 45 a 50 doctores practicando urología pediátrica. El 90% se entreno en un programa de formación en urología pediátrica. Aproximadamente el 90 % se dedican a la  urología pediátrica solamente, el resto comparte su trabajo con la cirugía pediátrica y urología de adultos. La gran mayoría del 10 % restante son doctores que no tuvieron formación en urología pediátrica sino la practican basado en lo que aprendieron en su residencia de base.

Hay cuatro programas de formación en urología pediátrica en ese país. Hay un centro formador en el Hospital Notti en Mendoza que tiene una duración de 2 anos. Existen tres centros formadores en la capital federal: Hospital Italiano, Hospital Garrahan y Hospital Gutiérrez. El programa del Hospital Italiano es de 3 años de duración mientras que los otros dos programas son de 2 años.

El programa de formación del Hospital Garrahan cuenta con rotaciones en todas las subespecialidades: videourodinamia, litiasis, laparoscopia, simulación, etc.

El Hospital Italiano de Buenos Aires ofrece una Beca de 3 años de duración tanto para urólogos como para cirujanos pediatras. La filosofía de que sean tres años es que durante el primer año el becario (fellow) desarrolla competencias que no haya tenido oportunidad en su residencia. Si viene de la cirugía pediátrica rota durante el primer año en endourología, cirugía robótica, reconstrucción urinaria baja , uretra y regeneración tisular; si viene de la urología de adulto, rota en cirugía pediátrica, cirugía neonatal, cirugía laparoscópica, nefrología  y regeneración tisular. Esta Beca forma parte del programa de Especialista Universitario en Urología Pediátrica que recientemente ha sido acreditado por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU). El próximo paso será crear la Residencia de Urología Pediátrica avalada por el Ministerio de Salud Argentino. Ver Anexo 4 proporcionado por la doctora Edurne Ormaechea.

«La alabanza de los muertos es una forma de oración para ellos»
(Machado de Assis, escritor brasileño)

Sami Arap (1934-2018)

El Dr. Sami Arap nació en São Paulo, hijo de un inmigrante sirio de Antioquia, que se ganaba la vida como sastre. Aunque no era rico, su padre pudo pagar los estudios secundarios de Sami en una escuela reconocida de la ciudad, y a los 19 años ingresó en la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo. Durante sus estudios de medicina, destacó no solo académicamente, sino también en los deportes, formando parte del equipo de waterpolo. Después de la graduación, comenzó su Residencia Médica en la Clínica Quirúrgica del recientemente inaugurado hospital docente de la Facultad de Medicina (“Hospital das Clínicas”).

Después de completar su Residencia Quirúrgica, Sami se incorporó como Staff de la Clínica Quirúrgica, pero poco después viajó a París, donde realizó una estancia en la Clínica de Urología del Hospital Necker, bajo la dirección del profesor Roger Couvelaire, de 1962 a 1963. Allí, su interés inicial fue la cirugía vascular renal, el trasplante renal y el tratamiento de los tumores de vejiga, pero también comenzó a seguir las actividades del grupo de Urología Pediátrica, dirigido por el Dr. Jacob Cukier. Este fue un período revelador para él, ya que le interesó la subespecialidad en desarrollo de la Urología Pediátrica. Después de este período en París, decidió ampliar aún más el conocimiento en este campo y aprovechó la oportunidad para pasar un tiempo en la clínica del Prof. Willi Gregoir en Bruselas, donde participó en estudios relacionados con el reflujo vesico-ureteral y los procedimientos antirreflujo, así como las técnicas de reconstrucción genital. A su regreso al “Hospital das Clinicas” de São Paulo en 1963, Sami solicitó su traslado de la Clínica Quirúrgica a la Clínica Urológica.

El jefe de la Clínica Urológica, el profesor Campos Freire, fue convencido por Sami, así como por el Dr. Alfredo Cabral, otro cirujano convertido en urólogo con experiencia en procedimientos pediátricos adquiridos en el extranjero, de que la Urología Pediátrica sería un campo prometedor para la expansión de la Clínica Urológica. Luego, Campos Freire estableció la primera unidad de Urología Pediátrica en Brasil, que comenzó sus actividades bajo la dirección de Alfredo Cabral. Siendo más joven y académicamente más activo que Cabral, Sami ayudó a dar a esta unidad una reputación bien conocida, diseminando los conceptos emergentes de la Urología Pediátrica a los urólogos y pediatras, no solo en Brasil, sino también en América del Sur. En 1972, Cabral se retiró de la Clínica Urológica, y Sami se convirtió en el jefe de la unidad. Su interés en ese momento se centró en la extrofia vesical, un campo que era completamente virgen en ese momento.

Comenzó un trabajo pionero con estos niños, proponiendo un innovador tratamiento en tres pasos (ureterosigmoidostomía cutánea inicial sin reflujo, seguida de reconfiguración de la vejiga y cierre del defecto abdominal con colgajos inguinales, completandolo con anastomosis de la vejiga al sigmoide asociado al cierre del estoma cutáneo), que tuvo una gran repercusión científica. Su actividad de investigación también produjo una tesis doctoral («Tratamiento quirúrgico del reflujo vesico-ureteral primario por la técnica de Gregoir») en 1971 y una tesis profesoral («Tratamiento quirúrgico de la incontinencia urinaria asociada con Epispadia por las técnicas de Leadbetter y Tanagho») en 1976.

Durante este tiempo conoció a una joven anestesióloga en el “Hospital das Clínicas”, enamorándose y posteriormente casandose con ella. Astrid se convirtió en su compañera de por vida. El desarrollo de la unidad de Urología Pediátrica generó una producción científica considerable en las áreas de extrofia vesical, epispadias, hipospadias, reflujo vésico-ureteral e hipertensión renovascular, por lo que Sami comenzó a recibir invitaciones de muchos centros urológicos de todo el mundo para presentar sus investigaciones. También se convirtió en miembro de muchas sociedades urológicas nacionales e internacionales y su personalidad amigable y entusiasta lo ayudó a consolidarse como uno de los líderes de la urología pediátrica internacional. Su liderazgo científico fue reconocido en el Congreso de la Confederación Americana de Urología (CAU), celebrado en Santiago de Chile en 1974, durante el cual se fundó la Sociedad Latinoamericana de Urología Infantil (SLAUI), afiliada a la CAU.

Sami fue elegido por aclamación como su nuevo presidente, cumpliendo dos mandatos. En 1995, esta sociedad incorporó los cirujanos pediátricos de América Latina y España, cambiándose su nombre por el de Sociedad Iberoamericana de Urología Pediátrica (SIUP). En 1986, después de un concurso público, Sami se convirtió en Profesor Titular y Jefe de la Clínica Urológica del “Hospital das Clínicas”, asumiendo la responsabilidad de todas las actividades urológicas, incluida la urología pediátrica y la urología de adultos, así como el trasplante renal. Su administración se caracterizó por la modernización del servicio tanto funcional como académicamente. En 1987, se inició un programa de postgrado en urología, que representa una mejora notable en la formación de investigadores y profesores en todos los campos de la urología. Sin embargo, incluso después de involucrarse (con éxito) con la urología de adultos y el trasplante, su pasión se mantuvo en la urología pediátrica, donde introdujo nuevos conceptos en el tratamiento de hipospadias, vejiga neurógena y trasplante renal en niños.

Destacó especialmente la importancia de la endourología y laparoscopia, convirtiéndose la unidad de Urología pediátrica en pionera en estas técnicas. Más de 200 artículos científicos fueron publicados por el Servicio de Urología durante su administración. Como profesor, Sami puso un importante énfasis en el intercambio internacional, no solo a través de sus viajes a renombrados servicios urológicos en América del Norte y Europa como «profesor visitante», sino también invitando a muchos profesores nacionales y extranjeros a visitar la Clínica Urológica y la Unidad de Urología Pediátrica, así como participar en congresos urológicos locales. Su generosa hospitalidad siempre impresionó a sus invitados. Estimuló y ayudo a través de sus contactos a sus asistentes a obtener becas en servicios extranjeros. También proporcionó un programa regular de intercambio internacional a los residentes de urología a través de un acuerdo con la Clínica Mayo de Jacksonville, EE. UU., lograndoles una rotación de dos meses en esa institución a partir de enero de 1994. Después de su retiro obligatorio del Hospital Universitario en 2004, Sami se mantuvo activo en su práctica, convirtiéndose naturalmente en el líder y portavoz de los urólogos en un reconocido hospital privado en São Paulo, donde trabajó regularmente hasta su muerte. Sami tenía muchas cualidades, y su éxito se puede atribuir al estudio, perseverancia, liderazgo, amistad y impresionante personalidad, y por supuesto, un poco de suerte. Él fue bendecido con una familia muy feliz, con su esposa Astrid, y dejó un hijo (quien hoy es urólogo también), 2 hijas y 8 nietos. No siendo menos importante, aparte de ser un líder talentoso e inspirador, logró formar un grupo solido de urólogos, algunos dedicados a la urología pediátrica, quienes llevarán su legado y lo extrañarán inmensamente. Francisco Tibor Dénes Presidente SIUP

It is with deep regret that the Iberoamerican Society of Pediatric Urology (Sociedad Iberoamericana de Urologia Pediatrica) announces the passing of its first President, Dr. Bernardo Ochoa, on 01 January 2017. Those who had the opportunity to meet him remember him as a man with clear and precise concepts in pediatric urology, a man who was very proud of his eloquent Spanish, and a man who always put his patients’ interests first. Dr. Bernardo Ochoa, a Colombian pediatric surgeon and urologist, was born on 14 September 1926 in a town near Medellin, Colombia.

His mother was a hard-working woman who left the legacy of an optimal education to her children. Dr. Ochoa completed his medical school in 1953 at the Universidad de Antioquia in Medellin, Colombia. In 1954, he married Alina Gautier, a Professor of Biochemistry from the same university. They had two children. In 1957, he received a scholarship from W. K. Kellogg Foundation and was sent to the United States to work as a fellow in the Department of Surgery at the University of Michigan (Ann Arbor). In 1959, he moved to Boston to continue his training at Boston Children’s Hospital and Massachusetts General Hospital (Department of Surgery of Harvard University) working under the mentorship of professors and surgeons Drs. Robert E. Gross and W. Hardy Hendren. In 1960, Dr. Ochoa returned to Colombia to work for the Department of Surgery at the San Vicente de Pau´l University Hospital.

Shortly after his return from abroad, he initiated the first pediatric surgery fellowship program in Colombia along with Drs. Benjamin Mejia and Hernan Perez. Because of his training in Boston, he incorporated pediatric urology into the fellowship program. In 1965, he was appointed as Head of the Surgery Department, and in 1975 and 1977 he was appointed as Vice-Dean and Dean, respectively, of the Medical School of the Universidad de Antioquia, Colombia. Shortly after finishing his work as Dean, he returned to the Pediatric Surgery Unit, devoting himself exclusively to the practice and teaching of pediatric urology. In 1969 and 1970, he had the opportunity to visit several important pediatric centers in Europe: Great Ormond Street Hospital, in London, UK; Alder Hay Children’s Hospital, in Liverpool, UK; Sheffield Children’s Hospital, in Sheffield, UK; Karolinska Institutet, in Stockholm, Sweden; Kinderchirurgische Klinic, in Bremen, Germany; and Gaslini Clinic in Genova, Italy. During his long academic life, he was accepted as a member of several national and international scientific societies, including the: American College of Surgeons, American Academy of Pediatrics (Surgery Section), American Pediatric Surgical Association (APSA), and British Association of Paediatric Surgeons. Furthermore, he was one of the founders and first President of the Iberoamerican Society of Pediatric Urology (Sociedad Iberoamericana de Urologia Pediatrica, SIUP) in 1994.

Among his papers and research, his discovery of the urofacial syndrome or Ochoa’s syndrome helped him gain international recognition. Urofacial syndrome is a bladder dysfunction associated with a disorder in the muscles responsible for facial expression, which, although rare, has been found all around the world, and if unrecognized in childhood may lead to upper urinary tract deterioration and renal failure. The University of Antioquia honored him with the title of Professor Emeritus and the Francisco Antonio Zea Medal, University Merit Order. He received the “Visiting Scientist” diploma from the University of Minnesota. He was awarded the distinction of Honorary Member by the American Pediatric Surgical Association as well as the Colombian Society of Pediatric Surgery (CSPS). He was the international guest speaker of the Section of Urology http://dx.doi.org/10.1016/j.jpurol.2017.01.005 1477-5131 Journal of Pediatric Urology (2017) 13, 123e124 at the American Academy of Pediatrics Annual Meeting in 1992 in New Orleans.

He participated in countless meetings of the specialty worldwide and published national and international articles in Spanish and English. Don Bernardo, what we used to call him, was a teacher, a leader, an exemplary man and a great role model for many pediatric surgeons and pediatric urologists in Ibero-America. Further reading “Cirugia y Urologia Pediatrica en Colombia, pasado, presente y futuro y los cambios curriculares que les dieron vida”. Author: Bernardo Ochoa Arismendy. Editorial de la Universidad de Antioquia. Facultad de Medicina. “En memoria del Profesor Bernardo Ochoa A.: Breve Semblanza”. Author: Abraham Chams Anturi. Translation to English and editing by Drs. Francisco de Badiola and Juan C Prieto, Sociedad Iberoamericana de Urologia Pediatrica (SIUP). Francisco de Badiola Sociedad Iberoamericana de Urologia Pediatrica (SIUP), Argentina E-mail address: pachidebadiola@gmail.com 24 January 2017 Available online 23 March 2017 124 F. de Badiola

¿YA ERES MIEMBRO SIUP?